Crítica

 

"Lengua afilada"

 

 

Inés De: Ernesto Meléndez. Dirección: Ernesto Meléndez. Elenco: Lorena Erpel, Colomba Horta y Valentina Parada. Duración: 60 min. Fechas: Del 2 al 19 de marzo (miércoles a sábado).  Horario: 20:30 hrs. Sala Sergio Aguirre. Facultad de Artes Departamento de Teatro Universidad de Chile. Santiago.

 

 

Cuando el teatro se compromete con el presente y le da voz y cuerpo a los conflictos de su tiempo, se produce uno de los principios más sorprendentes de la comunicación artística: “la identificación”. Inés, escrita y dirigida por Ernesto Meléndez, de la Compañía de teatro independiente la Rusa, se presenta como un monólogo dividido en tres mujeres que nos enseña un Chile que no quiere cambiar, un grupo que no está dispuesto a perder sus privilegios de clase y que siempre se mantiene firme ante cualquier mínima señal de revolución.

 

Esta obra, una de las ganadoras de la versión 2015 del Festival de Directores Emergentes, organizado por el Magíster en Artes con mención en Dirección Teatral de la Universidad de Chile; se caracteriza por ser un montaje sencillo, dinámico y con un interesante abanico en términos de actuación.

 

Colomba Horta, Lorena Erpel y Valentina Parada, son las encargadas de encarnar en distintos momento a esta rubia mujer. La primera nos muestra una Inés soberbia e hipócrita. Ella le da paso a otra que, como una caricatura grotesca, nos refresca con su humor y gesticulación. Finaliza una tercera Inés que llena de rabia e impotencia nos enrostra todo lo que ella y los de su clase han perdido por nosotros.  

 

Uno de los logros de Inés es que sucede dentro de una escenografía muy simple, pero muy teatral. Dos biombos simulan una pared, delante de estos un sillón, una mesa y un teléfono. Todo muy bien utilizado y dosificado para transportarnos hacia la ficción que nos proponen y así poder escuchar el relato de las tres mujeres.

 

El texto, escrito para actrices con lenguas afiladas, señala distintas variaciones del discurso fascista y que muchas veces escuchamos en la cotidianidad de nuestras casas sin darnos por enterado. Aquí encontramos “la Identificación”, sin embargo, la falta de un contrapunto dentro de la obra nos da una lectura que es inequívoca -lectura de autor- perdiendo la multiplicación de sentidos que coexisten naturalmente en la escena y que son la punta inicial del teatro: una idea y la contraria enfrentadas.

 

La obra, de todas formas, tiene un despliegue trepidante desde su inicio y que te lleva sin saber dónde esto puede acabar. Una pistola en escena nos dice que el final se aproxima, pero desde su aparición y durante el último cuarto del montaje, la obra se vuelve redundante debido a que el discurso se torna serio y predecible, haciendo decaer nuestra atención. La obra finaliza con un disparo, todos aplaudimos agradecidos de las actrices y del director, el carácter y profesionalismo mostrado.

 

 

 

Felipe V

 

  • Facebook - Interdram
  • Twitter - Interdram
  • YouTube - Interdram
  • Instagram - Interdram