ENTREVISTA

 

“El teatro es una confrontación directa entre la cabeza y el corazón, es un lugar de ritual, es una religión para los discapacitados sociales (...)".

 

Katja Brunner.

por Leonardo González. Septiembre 2015.

Traducción preguntas del español al inglés: Cristóbal Pizarro. Traducción respuestas del inglés al español: Bruce Gibbons.

¿Cómo ha sido, durante tu vida, tu relación con la escritura? ¿Cuándo te comenzó a interesar la dramaturgia?

 

Mi fascinación y mi amor por la dramaturgia fueron evocados por la experiencia, el sentir el poder de la palabra hablada – en cualquier tipo de espacio donde pueda ocurrir. En lecturas, en largos viajes en bus, leyendo un poema en voz alta, etc. Y estoy muy agradecida de haber conocido a varias personas extraordinariamente apasionadas del mundo del teatro que me enseñaron más acerca de este poder de mover, de remover, y de desplazar imágenes internas a través del poder de las palabras.

 

 

 

¿Cómo te relacionas con los directores que montan tus textos? ¿Sigues de cerca el proceso de ensayos? ¿Diriges? ¿Cuánto espacio y libertad otorgas para que otros jueguen con tu material? En particular, ¿cómo ha sido tu experiencia con esta obra, que parece ser tan abierta a la interpretación?

 

De acuerdo a mi experiencia, ¡pareciera ser aún más abierta de lo que se ha hecho en escena! Algunos aspectos de la obra son reglados – aunque el término “voces” puede parecer esquivo. La verdad es que siempre vuelven a montarlo con 3 – 5 mujeres (principalmente). Y dándoles aspectos que las unen, la mayoría de los montajes tenían tres mujeres distintas, en tres edades, contemplando diferentes versiones del pasado. Por lo general amo a los directores y creo que es necesario que se les otorgue su libertad.

 

 

 

¿Piensas en el montaje cuando estas escribiendo una obra?  ¿Sientes que escribes para teatro cuando escribes? ¿Por qué?

 

Estoy segura de que si escribiera prosa, trataría temas diferentes. La forma en que trabajo estos temas sería más sutil, menos controversial. Las voces en mi obra señalan las calamidades en cuestión de manera muy clara. La prosa es para mí más bien un espacio de ocultar, de contar cuentos en el sentido de lucrar del lujo que son el espacio y el tiempo. Para mí, en cambio, el teatro es una confrontación directa entre la cabeza y el corazón, es un lugar de ritual, es una religión para los discapacitados sociales, y me encanta. Es una arena con luchadores visibles, con responsabilidad – donde la prosa sería más bien como una jungla o jardín de verano.

 

 

 

En relación a esto, si suponemos que cada proceso tiene sus propias reglas, cada juego tiene sus propias reglas. En tus obras, en tu motivación para escribir, ¿ves un patrón común en tu trabajo como dramaturga?

 

La motivación central seria: asco y fascinación por el humano entendido como producto de su ambiente. No existe moral sin ambiente. Creo que el motor es el preguntar qué es la moralidad – y qué nos propone a nosotros los seres humanos. Que demanda de nosotros. Que evita. El abuso, el abuso de poder – me fascina en respecto a cada capa de la sociedad.

 

 

 

¿Cuál sería tu respuesta para la difícil y miserable pregunta en torno a tu estilo como dramaturga? ¿Hay algo a lo que te aferras? ¿Te consideras una escritora flexible? ¿Crees que uno puede escoger un estilo o un género, o que los escritores están condenados a ser el mismo autor para siempre?

 

Creo que el tiempo lo dirá. Ahora tengo 24 años y he estado escribiendo como loca porque me he sentido motivada para hacerlo. Queda mucho tiempo por delante, y no soy amiga de la especulación. Mi estilo tampoco me preocupa y no quisiera saber DEMASIADO de ello porque podría comenzar a explotarlo de una manera independiente de su contenido. Para mí, el contenido es la diosa de todo y la forma y el lenguaje son sus esclavos.

 

Respecto a la creación, generalmente pienso que descubrir NUEVAS maneras de aproximarse a ella es la única manera para evitar auto-aburrimiento; nuevas aproximaciones son cruciales para su espíritu. No quiero pensarme como una marca. O un mal robot de mis ideas anteriores. Gracias a Dios o a quien sea que este ahí, ¡que existe el MOVIMIENTO!

 

 

 

Si te gustó esta entrevista difúndela y síguenos en nuestra página FB Interdram.

  • Facebook - Interdram
  • Twitter - Interdram
  • YouTube - Interdram
  • Instagram - Interdram