ENTREVISTA

 

"Se me hizo obvio que mi labor, mi tarea, era contar las historias de mi comunidad: la comunidad chilena en el exilio".

 

Carmen Aguirre y Rosa Laborde

por Bruce Gibbons Fell. 

Tus obras toman un punto de partida autobiográfico. El Hotel de los Refugiados trata de exiliados recién llegados a Canadá, como alguna vez lo fuiste tu. Blue Box es un monólogo que te tiene de protagonista. ¿Cómo fue el primer impulso que tuviste, por contar tu historia? ¿Fue algo que siempre quisiste tratar en escena?

 

Carmen: Cuando estaba estudiando para ser actriz en Studio 58, el conservatorio de teatro clásico de Vancouver, me di cuenta que iba a ser casi imposible para mi trabajar como actriz en este país, a menos que sólo quisiera hacer papeles de sirvientas y putas. En el conservatorio había un total de cincuenta alumnos. Sólo tres de nosotros éramos inmigrantes o "de color" como suelen llamarlo en Canadá. Yo era la única latina (Esto en una ciudad donde el cincuenta por ciento de la población es inmigrante). El punto es que ahí mismo me di cuenta que la única forma de conseguir trabajo iba a ser creando mi propio trabajo. Y así fue. Escribí mi primera obra estando en el conservatorio (Ellos mismos la produjeron) y 25 años después ya he escrito y co-escrito más de veinte obras. Al empezar a escribir, se me hizo obvio que mi labor, mi tarea, era contar las historias de mi comunidad: la comunidad chilena en el exilio.

 

Este 5 de Diciembre se leerá tu texto Leo en Dramaturgias canadienses sobre el exilio chileno. Cuéntanos ¿De qué trata la obra?

 

Rosa: Leo trata de un triángulo amoroso entre tres amigos de infancia que son muy cercanos, desde el período antes de la elección de Allende hasta el golpe militar que lo derrocó.

 

¿Cómo nació Leo y como fue el proceso para ti?

 

Rosa: Soy hija de una exiliada chilena que fue una adolescente muy activa políticamente y muy joven cuando tuvo que enfrentar el exilio y crecí creyendo que Allende era un dios y que lo que ocurrió fue terrible. Cuando entré a la adolescencia y también durante mis veinte, tuve la misma la pasión política de mi madre, pero al mismo tiempo era una hedonista y lectora de Ayn Rand, descubriendo lo que era ser socialista y capitalista. Tengo una pasión por la sociedad y el socialismo pero también una pasión por ese otro lado de mi vida.

 

El hotel de los refugiados tiene muchos personajes. ¿Cómo influenció esto en el proceso creativo de la obra, desde su concepción hasta el montaje en Canadá?

 

Carmen: El punto de la obra era tratar de mostrar la cantidad de refugiados que hubo, la cantidad de historias. Esa siempre fue la idea. Ha sido muy difícil producir la obra justamente por el tamaño del elenco, pero también porque es una obra que cuenta historias sobre personas "de color", no sobre los gringos.

 

En Leo un personaje enfrenta el exilio, al igual que tu familia. ¿Es el exilio un tema presente en tus otras obras?

 

Rosa: Lo es, pero no necesariamente como exilio político. Por ejemplo, alguien es exiliado de su familia por su comportamiento e intenta reconectar. También como con las diferentes maneras en que estamos separados de lo que amamos, pero no necesariamente por razones políticas.

 

¿Qué otras temáticas exploras en tus textos?, ¿Qué es lo que te motiva al escribir?

 

Rosa: Relaciones humanas, personas. En general suelo obsesionarme con las revoluciones internas y el autodescubrimiento e iluminación espiritual. Del movimiento de nuestro inconsciente hacia nuestra consciencia.

 

¿Qué tan significativo es el material autobiográfico frente a la ficción y la investigación? ¿Cuál de los tres prepondera en tu trabajo, si es que prepondera alguno?

 

Rosa: Yo diría que tienen el mismo peso. No soy escritora de memorias o creadora de teatro documental. No siento la presión de lo correcto o estar completamente en lo preciso cuando se trata de información biográfica. Siento que la poesía puede enseñarle a uno muchas veces lo mismo que la historia. Así, juego entre ambas, dejando espacio para la imaginación activa.

  

Los personajes en Leo se enfrentan con el amor y el deseo de una manera bastante especial. ¿Cómo o desde dónde abordas la sexualidad de los personajes en Leo?

 

Rosa: La sexualidad probablemente me interesa, me inspira, mucho más que cualquier otro tema. Me obsesioné especialmente con la noción del compartir y como los humanos estamos programados a no compartir sexualmente, es decir, a no compartir nuestras parejas y ver como eso reverbera en el cómo manejamos nuestras sociedades. Uno puede ser comunista en sus pensamientos y no ser comunista en su cama y creo que eso es muy interesante. Y en esos años de adolescencia, estás explotando de deseo y necesidades y esto se topa con tu identidad y con quien quieres ser y como te ves a ti mismo. Creo que eso es algo que jamás se va.

 

¿Pensaron alguna vez hacer sus obras en Chile?

 

Rosa: Claro, pero nunca hice algo al respecto. ¿Si acaso lo pensé? Sí. Algunas personas me dijeron que debería llevarla a Chile y pensé que sería algo increíble. Claro que no sabía si a la gente le gustaría o no. Los chilenos aquí, algunos pensaron que la obra no era suficientemente política. Pero de eso trata la obra, del macrocosmos dentro del microcosmos. Así que no estaba totalmente segura.

 

Carmen: El Hotel de los Refugiados la escribí como oda a mi tío Nelson, que fue el primer exiliado chileno en Vancouver. El exilio literalmente lo destruyó: murió a los 55 años de alcoholismo. El también fue un líder en la comunidad y dedicó su vida entera al trabajo solidario, no sólo con Chile, sino también con el resto de Latino América, con las luchas de los indígenas Canadienses y con la lucha del pueblo Palestino. El murió en el 95 y empecé a escribir la obra un par de años después. Siempre fue una fantasía llevarla a Chile. No puedo creer que ahora se va a mostrar allá.

 

Blue Box es un lamento. Quise explorar la forma del unipersonal sin que hubiera ninguna barrera entre la actriz y los espectadores; yo miro al público a los ojos, mantengo las luces prendidas para poder verlos y mirarlos. No hay ningún nivel de diseño: no hay vestuario (uso lo que tenga puesto no más), no hay escenografía, no hay diseño de sonido. No hago ningún papel, soy simplemente yo. El texto, aunque está sumamente estructurado, parece muy casual. Bueno, la temática, como te decía, es un lamento sobre el amor. Es sobre el amor incondicional en los campos del amor revolucionario y el amor romántico y la tensión entre los dos. La pregunta en el último análisis es: ¿dónde cabe el amor propio? Intercalo dos historias: una en el sur, la otra en el norte. Es decir, la típica historia del exilio: dos identidades que viven paralelamente dentro de uno, que nunca se encontrarán. Es una fantasía hecha realidad compartirla con un público chileno.

 

Tomando historias sobre chilenos, ¿Cómo ves tus obras dentro del teatro canadiense?

 

Carmen: Mis obras cuentan la historia del cincuenta por ciento de la población de las grandes metrópolis canadienses, donde el cincuenta por ciento de la población es inmigrante, y no sólo eso, inmigrantes "de color". De ese porcentaje, una gran cantidad son refugiados políticos de todo el mundo, que se sienten identificados con las temáticas de mis obras y con el contenido. Por lo tanto, mis obras son súper canadienses.

 

La obra Blue Box tiene un título bastante particular, ¿Puedes contarnos de eso?

 

Carmen: Bueno, "box" significa concha en inglés. Tiene doble sentido. La palabra "cunt", que también significa concha, es indecible en Canadá, crea una reacción de shock total, por lo tanto no podíamos usarla en el título, pero si la usamos bastante en la obra misma. Hay gente que se va del teatro apenas escuchan esa palabra salir de mi boca. Es muy controvertida. Lo interesante es que la palabra significa Diosa en Céltico.

 

Parte de la historia de Blue Box ocurre en el mismo tiempo que Something Fierce, tus memorias publicadas hace dos años. ¿Qué diferencias ves en contar un evento desde dos géneros literarios distintos?

 

Carmen: Bueno, el lenguaje del teatro es mucho mas urgente, es en el presente, y está mucho mas destilado que la prosa. En Blue Box el súper objetivo del personaje en esa parte de la historia es sobrevivir. Literalmente sobrevivir. En Something Fierce es la liberación política (que caiga la dictadura y que se cree una sociedad socialista) y la liberación personal (que no tenga que seguir poniendo el compromiso político por delante de los deseos personales).

 

¿Cómo te ves como personaje en una obra teatral? ¿Cómo te tratas al escribirte?

 

Carmen: Con mucho humor, y nunca en serio. Con mucha autocrítica. Lo opuesto de un héroe o de un mártir. Riéndome de mi misma.

 

 

¿En qué estás trabajando ahora? ¿Crees que volverás a escribir sobre Chile?

 

Rosa: Estoy trabajando en dos series de televisión aquí en Canadá. Desarrollé dos más, y estoy escribiendo tres obras de teatro y dos películas. También he estado actuando, intentando descifrar como balancearlo todo. Y sí, creo que escribiría sobre Chile otra vez pero desde una perspectiva completamente diferente y de una manera totalmente diferente y probablemente ocurriría en el presente.

 

¿Que se viene después de tu visita a Chile?, ¿En que estas trabajando?

 

Carmen: En mi segundo libro, llamado "Mexican Hooker #1". O sea "Puta Mexicana #1".

 

El Jueves 4 de Diciembre oirás por primera vez en español El Hotel de los Refugiados, mientras que el sábado 6 de diciembre leerás una traducción de tu obra Blue Box frente a espectadores chilenos. ¿Qué esperas de la experiencia?

 

Carmen: Va a ser increíble. Se me pone la piel de gallina. Eso es todo.

 

 

Si te gustó la entrevista, apóyanos, pon me gusta más abajo y síguenos en nuestra página FB Interdram.

  • Facebook - Interdram
  • Twitter - Interdram
  • YouTube - Interdram
  • Instagram - Interdram