ENTREVISTA

 

“El teatro y las artes están ahí para indisciplinar mentes".

 

Samuel Gallet.

por Felipe Vera. Septiembre 2015.

Recién terminé de leer tu obra Comunicado Nº 10. Te felicito por el trabajo, de hecho la encontré una obra inspiradora, y que explora muy bien las tensiones de la “clase baja o marginada” en una ciudad que está a punto de reventar. Creo ver que el punto de partida de la obra fueron los disturbios en Paris del 2005 liderados por jóvenes del norte de África.

 

¿Es así o me equivoco? Háblanos de como se gestó la obra.

 

La mayoría de mis piezas - hasta ahora - se trata de personajes que no encuentran su lugar en la sociedad, que viven en los márgenes de la misma, en los espacios que deberían, pero que no les pertenecen.

Para Comunicado Nº 10, tuve el deseo de empezar a escribir acerca de cómo fueron representados los suburbios franceses por los principales medios de prensa nacionales después de los acontecimientos de 2005. En un principio quería hacer una obra de teatro documental para intentar mostrar como el discurso dominante presentaba a los manifestantes como matones, además de estigmatizarlos y de insultar a todo un segmento de la población francesa (y como los más pobres, también los más frágiles) – obviando por completo la historia de nuestro país, la cuestión de la inmigración, incluyendo las relaciones entre Francia y Argelia, la realidad social y económica, y de hecho la responsabilidad política de todos los gobiernos franceses y Europeos.

Al trabajar en la obra, poco a poco perdí el hilo del teatro documental, no pude encontrar la forma. Entonces empecé a trabajar en una ficción, eliminé mi punto de vista de la realidad y construí una ciudad imaginaria. Y también me pregunté cómo seres de diferentes lugares - tanto en lo social y simbólico – intentan llevar a cabo sus deseos.

Todos los personajes de Comunicado Nº 10 tienen en común, que se pierden en el mundo en que viven y que no logran reconocerse en el otro. Si he decidido no nombrar a la ciudad donde se desarrolla la acción es que Comunicado Nº 10 describe un espacio abstracto, una tierra de nadie, un mundo donde todo se destruye y todo puede ser reconstruido.

 

 

Confieso que no he tenido el gusto de leer otra obra de tu autoría aparte de Comunicado nº10, pero por lo que miré en tu página web veo que varios de tus trabajos tienen un cierto contexto social.

 

¿Cómo definirías el conjunto de tus obras o tu poética individual?

 

Formalmente busco estar entre lo que puedo llamar ficción dramática y un teatro donde predomine lo coral. Desde ese lugar me preocupo de crear una tensión que sea motivada por la palabra y que provoque el abandono de cuestiones especifica de la trama constituyendo, por lo tanto, una tensión entre lo épico y lo dramático.

Mis personajes se presentan aislados unos de otros, marginados, que como esculturas plantadas en el mismo pedazo de roca inseparables, indivisibles, configuran y desarrollan gradualmente un campo de fuerza común a través de acciones y contradicciones.

Mi enfoque (consciente), es busca expresar una tensión entre la resignación del mundo por como es, la existencia circular y el intento de emancipación de las personas; todos temas muy presentes en el siglo XXI.

 

¿Cómo ves la posición del dramaturgo en el teatro actual y su relación con el director de escena?

 

Es una relación complicada que se transforma e inventa en cada proyecto. Existen reuniones, encuentros felices, emocionantes y también decepcionantes.

Por otro lado, y de manera más general, en la Francia de hoy, lo que ocupa un lugar central, para lo peor como para lo mejor, son las llamadas “escrituras desde la escena” que a modo de improvisaciones colectivas y luego llevado a cabo por el director de escena se construye el montaje. Esto ha llevado a que el director sea lo central en el proceso teatral. Aunque esto también provoca una expectación en el competitivo entorno en el que está inmerso y que no le permite tomar el riesgo de montar a un autor contemporáneo. En esos casos es mejor coger un clásico, una novela famosa o escribir con los actores.

El dramaturgo es por lo tanto más una posición dispensable o presente en procesos de re-escritura. Esto a veces produce obras geniales de una vitalidad y singularidad maravillosa aunque provoca problemas en el entendimiento y comprensión de lo que es la escritura dramática.

Sin duda pienso que se debe potenciar el trabajo de autores contemporáneos y también la experimentación de escrituras colectivas dejando atrás algunos prejuicios sobre el dramaturgo y el lugar central que ocupó en la tradición y que merecen ser superadas.

Lo mejor es inventar nuevas formas de colaboración.

 

¿Me gustaría saber tu pensamiento sobre lo que sucede con la “crisis migratoria” en Europa?

 

Esta crisis no es, por desgracia, nueva. Refleja lo que es una economía de guerra y la política exterior de Francia.

 

Al leer tu obra Comunicado nº 10 de inmediato me llevó a ver cierta influencia de Koltès tanto en el tema como en su forma de escritura.

 

¿Cuáles son los autores que influencian tus procesos creativos y por qué?

 

Tal vez porque expresan para mí lo mejor de la vida situándonos tanto en nosotros como en los otros, los de afuera: Octavio Paz, Alejandra Pizarnik, Elsa Morante, Georg Trakl, Pasolini, Ginsberg, Bernard Marie Koltès, Didier Georges Gabily, Stanislas Rodanski, Kateb Yacine, Roberto Bolano, Cornelius Castoriadis, Fausto Paravidino, Pauline Sales, Fabrice Melquiot. 

 

 

¿Cómo te das cuenta de que quieres hablar de un tema en específico?

 

Comienzo a escribir sin saber a dónde esto me llevará. He mencionado al principio de la entrevista como una muy clara imagen del proyecto en un inicio puede resultar ser engañosa. La escritura es más bien una aventura, un descubrir obsesiones, imágenes al azar, y que se transforma en un viaje del que no sabemos qué vamos a descubrir. Así, a menudo comienzo mi trabajo con fragmentos de poemas, descripciones de los espacios y la primera réplicas, nombres de personajes, bloques de textos. Luego todo ese material lo confronto, lo mezclo y poco a poco la ficción emerge. Cuando el trabajo está avanzado uno entiende mejor lo que buscaba y lo que estoy contando y diciendo. Incluso, a veces, después de años. Como dijo el gran poeta griego Yannis Ritsos, “Lo que usted va a escribir después las palabras lo explicarán”

 

 

¿Crees que el dramaturgo tiene el deber de contar la realidad en la que vive?

 

No puedo darle un sólo objetivo al teatro. Cuanto más voy, más creo que el teatro y las artes en general están ahí para indisciplinar mentes. Y nada mejor que la diversidad para eso. Diversidad de formas, enfoques y temas para que desde ahí surjan múltiples imagenes de la existencia humana y de la sociedad con las que se cuestionen representaciones estériles y muertas que niegan la vida.

Nuestra obsesión identitária, el ser francés, se mezcla aquí con otra que es la ironía política, el rechazo a su estupidez, a su miedo, a su resignación, a su fatiga y el desencanto generalizado que produce.

Lo que más me importa, tal vez, en una sola pieza teatral, es la pregunta que nos motivó en un comienzo. Y siento que esto es como una fuerza vital por el estar. Una visión de la existencia humana en sí y que, por supuesto, es tan trágica como la muerte, la violencia, lo no resuelto. Aunque también existen partes que no lo son y que se muestran como un favor que podemos dar al mundo para que este sea más justo.

 

Por último, y antes de despedirme ¿Nos contarías cuál es tu siguiente proyecto teatral?

 

Actualmente estoy trabajando en un proyecto que se llama La Batalla de Eskandar que es un poema dramático musicalizado y que cuenta la historia de una mujer que busca su identidad mientras vive agobiada por las deudas. Ella se imagina un terremoto gigantesco donde todo queda destruido lo que le permite inventarse una nueva identidad y vida. También estoy trabajando en un proyecto franco-chileno titulado el Faim et les rêves / hambre y sueños que se estrenará en Lyon en el Festival International Sens junto a Patricia Artés, directora de la compañía de Santiago Teatro Público, donde mostramos nuestra historia, chilena y francesa, desde el setenta y tres hasta nuestros días.

 

 

 

 

Si te gustó esta entrevista difúndela y síguenos en nuestra página FB Interdram.

  • Facebook - Interdram
  • Twitter - Interdram
  • YouTube - Interdram
  • Instagram - Interdram