La trágica agonía de un pájaro azul

de Carla Zúñiga

El texto a continuación es un extracto del texto. 

Obra protegida por derecho de autor.

EMA:

Voy a salir a buscar a Ester.

 

NINA:

¿Por qué?

 

EMA:

Dijiste que salió volando por el cielo azul.

 

NINA:

Ah, sí, te mentí, no voló. 

 

EMA:

¿Cómo no voló?

 

NINA:

Le abrí la jaula, yo quería que Ester fuera libre, que atravesara volando el azul del cielo, que se parara en las copas de los árboles, que sintiera el viento soplando sobre su delicado cuerpo, que conociera a otros pájaros y se fuera con ellos hacia otros continentes.

 

EMA:

¿Y qué pasó?

 

NINA:

Le abrí la jaula, salió por la ventana, se cayó y se azotó contra el pavimento. Un auto le pasó por encima y la atropelló.

 

EMA:

Dios mío, Nina…

 

NINA:

Lo siento, mamá, yo quería que Ester fuera feliz, que se fuera lejos de esta casa tan triste.

 

EMA:

Esta casa no es triste.

 

NINA:

Sí lo es, mamá. Tú y yo somos tristes.

 

EMA:

¿De qué estás hablando?

 

NINA:

Estamos solas.

 

EMA:

Nos tenemos la una a la otra, mi amor.

 

NINA:

¿Qué voy a hacer yo cuando tú ya no estés?

 

EMA:

Siempre voy a estar contigo, mi amor.

 

NINA:

No, un día vas a morir, ¿Y qué voy a hacer yo entonces?

 

EMA:

Vas a encontrar a alguien.

 

NINA:

¿A quién?

 

EMA:

A alguien que te quiera.

 

NINA:

Nunca nadie me ha querido.

 

EMA:

No digas esas cosas.

 

NINA:

A ti tampoco nadie te ha querido.

 

EMA:

¿De qué estás hablando? Tu papá me quería.

 

NINA:

No te quería. Te pegaba, te engañaba, se reía de ti, nos dejó solas.

 

EMA:

No nos dejó solas, mi amor, se fue, pero siempre nos escribía cartas, siempre quiso saber de ti.


 

NINA:

Mamá, nunca quiso saber de mí, yo sé que esas cartas las escribías tú.

 

EMA:

Eso no es cierto, mi amor.

 

NINA:

Estaban escritas con tu letra.

 

EMA:

Tu padre y yo teníamos la letra muy parecida.

 

NINA:

Un día te vi escribiéndolas.

 

EMA:

Tu papá nos amaba.

 

NINA:

Se fue con otra mujer y tuvo otros hijos con ella.

 

EMA:

Eso no significa que dejara de amarnos.

 

NINA:

Nunca más nos vino a ver.

 

EMA:

Le daba mucha pena venir a visitarnos.

 

NINA:

Mamá.

 

EMA:

¿Qué?

 

NINA:

Estamos solas.

 

EMA:

No.

 

NINA:

Mírame, estoy desapareciendo. No existo.

EMA:

Eso no es verdad, Nina.

 

NINA:

Voy a suicidarme, mamá.

 

EMA:

¡Cállate!

 

Ema le pega una cachetada a Nina, Nina se cae al suelo. 

 

EMA:

Perdóname, mi amor. Yo te amo tanto que seguramente ni siquiera te lo puedes imaginar. 

 

NINA:

¿Mamá?

 

EMA:

¿Qué?

 

NINA:

¿Sabías que el circo va a venir a la ciudad?

 

EMA:

¿Qué?

 

Suena el timbre. 

 

EMA:

¿Estás esperando a alguien?

 

NINA:

No. ¿Tú?

 

EMA:

No.

 

Ema camina hacia la puerta y abre. Es Érika, una joven muy hermosa, vestida de cajera de supermercado, que viene con la rodilla sangrando porque se acaba de caer sobre el pavimento.

 

ÉRIKA:

¿Hola? ¿Está Nina?

 

EMA:

Sí. Espera. Nina, es para ti.

 

Nina se levanta y va hacia la puerta.

 

NINA:

¡Érika! Hola.

 

ÉRIKA:

¡Hola, Nina! Disculpa que haya venido a tu casa sin preguntarte. Pero es que esta mañana quedé muy preocupada por ti. Sé que no nos conocemos tanto, pero lo que sucedió hoy realmente me marcó. Verte ahí en el pasillo de los congelados, haciéndote pichí delante de todas las personas, me pareció realmente hermoso. No he podido dejar de pensar en eso durante todo el día. Te había visto tantas veces, pero nunca había notado esa mirada que tenías hoy mientras orinabas el piso del supermercado. Disculpa que me emocione tanto. Pero últimamente he estado muy deprimida y esto es lo único que me ha hecho sentido durante mucho tiempo. Luego cuando te sacaste la ropa me puse a llorar. No sé por qué, pero no me atreví a hacerlo en público como lo habías hecho tú y me fui a llorar al baño. Si algo debes saber sobre mí es que yo soy muy cobarde y nunca en mi vida me he atrevido a hacer las cosas que en realidad quiere mi triste corazón. Cuando me asomé por la ventana te vi caminando desnuda por el pavimento. Todos te estaban mirando y yo pensé que tú eras como el sol. Yo debo ser más bien como una hormiga. Estoy hablando mucho y ni siquiera te he dejado hablar a ti. Más encima cuando venía caminando para acá me caí y me azoté la rodilla contra el pavimento, soy tan tonta, no sé dónde tengo la cabeza. Mira, me está saliendo sangre, ¿Tú crees que sea demasiado grave? Yo creo que no. De todas maneras quería pedirte si me podrías prestar el baño para limpiarme un poco la herida.

 

NINA:

Estoy un poco ocupada ahora.

 

ÉRIKA:

Está bien, no te preocupes, pero ¿Crees que pueda volver pasado mañana? Digo pasado mañana porque mañana no puedo, tengo una hora al doctor porque el mes pasado me caí y me disloqué la clavícula. Te quería dar las gracias. No sé por qué. Debes pensar que estoy loca. Pero no estoy loca. Es sólo que lo que hiciste hoy en el supermercado me marcó. Yo soy muy sensible y muy cobarde. No quiero aburrirte más. Me voy a ir, creo que voy a ir a la posta porque me está saliendo mucha sangre de la rodilla y tal vez tengan que ponerme puntos. Hasta pronto, Nina.

 

NINA:

Hasta pronto.

 

Nina cierra la puerta.

 

EMA:

¿Te desnudaste?

 

NINA:

Sí.

 

EMA:

¿Delante de todos?

 

NINA:

Sí, mamá.

 

EMA:

¿Qué quieres que haga?

 

NINA:

Nada.

 

EMA:

¿Cómo puedo ayudarte?

 

NINA:

No puedes, mamá.

 

EMA:

Hija, yo te amo con toda mi sangre y todos mis huesos. Si algo llega a pasarte voy a caerme al piso y nunca más me voy a poder levantar.

 

NINA:

Eso no es cierto, mamá, tú no eres débil como yo. 

 

EMA:

No sabes nada de mí.

 

NINA:

Puede ser.

EMA:

¿Qué hiciste con el cadáver de Ester?

 

NINA:

Lo boté a la basura.

 

EMA:

¿Por qué lo botaste a la basura?

 

NINA:

¿Qué querías que hiciera?

 

EMA:

Paula habría querido que la enterráramos.

 

NINA:

Paula está muerta. No sabemos qué habría querido.

 

EMA:

¡Era su pájaro! ¡Ella la amaba!

 

NINA:

Sí sé, por eso quería que Ester fuera libre…

 

EMA:

¿Por qué te estás comportando así?

 

NINA:

¿Así cómo?

 

EMA:

¡Así!

 

NINA:

Ya te dije, mamá, voy a suicidarme.

 

EMA:

¡No vuelvas a repetir una cosa semejante!

Ficha artística

 

Director: Javier Casanga.

Dramaturgia y asistencia de dirección: Carla Zúñiga.

Asistente de dirección: Diego Cubillos.

Diseño escenográfico y gráfico: Sebastián Escalona

Diseño de vestuario: Elizabeth Pérez

Diseño de iluminación: José Miguel Carrera
Música: Alejandro Miranda.

Voces: Elisa Vallejos

Elenco: Felipe Zepeda, Juan Pablo Fuentes, Coca Miranda, Sebastián Ibacache, David Gaete, Vicente Cabrera, Mario Olivares, Maritza Farías, Claudia Vargas, Carla Gaete, Italo Spotorno, Carlos Troncoso.

Escrita en el año 2016.

Estrenada en octubre del año 2016 en el Teatro Camilo Henríquez.

Para contactar a la autora, escríbenos.

logo_interdram_ngro-03.png
  • Facebook - Interdram
  • Twitter - Interdram
  • YouTube - Interdram
  • Instagram - Interdram