top of page

Apuntes sobre dramaturgia -José Emilio Hernández

José Emilio Hernández, dramaturgo mexicano y residente de Dínamo 6 en 2019, comparte con Interdram algunas de sus reflexiones sobre la escritura, la dramaturgia y sus procesos.


"Uno se pone a escribir dramaturgia diferente a como se pone a escribir un cuento. Es un estado de alma. Para mí es fundamentalmente escribir desde la cornisa, tanto anecdóticamente como formalmente, la dramaturgia me exige –aquí no generalizo- un aquí y un ahora, estar presente en el acto y en la ficción."



- Empezaré diciendo que es harto difícil pensar la dramaturgia. Y no porque yo la escriba deba tener de ningún modo la verdad o nada parecido, al contrario lo que puedo hacer son apuntes o aproximaciones sostenidas en mi experiencia, que no es larga o particularmente vigorosa, pero sí constante y apasionada. Es recurrente en mi reflexión la pregunta, ¿qué hace que la dramaturgia sea dramaturgia?


Evidentemente no puedo contestar esa pregunta porque no sé la respuesta. Si la supiera, este texto tendría otro encabezado. Pienso mucho en los textos que no son precisamente dramaturgia que se llevan a escena. Son incontables los casos de poemas, de fragmentos de novela o de novelas enteras o aun ensayos que se vuelven puestas en escena. Y pienso que hay algunos de esos espectáculos que son muy buenos en verdad, eso me hace pensar en el componente dramático que comparten estas expresiones literarias con la dramaturgia. Sería también insensato pensar que la dramaturgia es únicamente componente dramático o variaciones de este.


Entiendo, pues, que la dramaturgia tiene, como otros géneros literarios, un componente dramático que la empuja hacia la escena. Sin embargo, la poesía, el ensayo, la narrativa, la crónica, tienen además de ese componente dramático, otro espacio que los hace existir fuera de la escena, donde discuten asuntos solamente poéticos o ensayísticos, es decir, donde lo dramático pasa a un segundo plano. Pienso, entonces, si la dramaturgia existe fuera del fenómeno teatral. Diseccionemos la reflexión con otra pregunta, ¿qué le aporta la dramaturgia a la puesta en escena? Mi respuesta es que no le aporta nada diferente que otro texto con componente dramático no le aporte. Si lo que hace único a la dramaturgia es el componente dramático, eso bien se lo puede ofrecer un poema de Whitman o un ensayo de Benjamin. Es decir, si lo que necesita la escena es lo dramático, entonces la dramaturgia sale sobrando. Y si la escena no necesita ya a la dramaturgia, con qué se queda.