top of page

MÓNICA DROUILLY

Actualizado: 23 jun 2022

Entrevista por Mauricio Arturo Fuentes, para Interdram.

21 de septiembre de 2020.


ENGLISH


"...mucho tiempo sentí que no contaba con las credenciales necesarias para escribir,

(...) como si al titularme de ingeniera me hubiesen clausurado una parte del cerebro. Eso era muy desagradable. Andaba con síndrome del impostor todo el tiempo. Se me pasó

escribiendo".


Mónica Drouilly por Sebastián Utreras.


Cuando leo las obras de Mónica Drouilly, no dejo de recordar los festivales de dramaturgia europea contemporánea, que se realizaban en el Centro Cultural Goethe, hasta casi una década atrás. Recuerdo, en especial, un texto que me impresionó mucho, por lo novedoso en sus formas y contenidos: King, de Michel Vinaver: un francés de origen ruso, que se dedicó a las finanzas y hoy es un dramaturgo consagrado. Mónica comenzó con la narrativa, luego se atrevió con la dramaturgia e incluso, ha incursionado en la dramaturgia para niñes (al igual que Vinaver).
Drouilly es ingeniera civil y también escritora, mezcla inusual en Chile, pero sí en otras partes del mundo. Drouilly viene a romper estereotipos locales y a diversificar la escena teatral con una mirada, que, al darse una gran vuelta por Europa (es apasionada por las nuevas autorías europeas), hace un enfoque poco habitual sobre nuestra sociedad. Drouilly es necesaria, tiene talento, comenzó hace poco a escribir teatro y ya ha ganado festivales importantes. ¡A prepararse!


Tú vienes del mundo de las matemáticas, eres ingeniera civil, sin embargo, en algún momento decidiste ser escritora, como si tu otra parte del cerebro se desarrollara de manera integral. ¿Cómo se fue dando ese proceso?


Fue un proceso paulatino. Mi universidad tenía una biblioteca estupenda y el año que entré a primero vino el boom de la banda ancha, tenía todo a mano, no iba a permitir