top of page

¿Qué significa la dramaturgia para mi?- Marcia Césped

Marcia Césped Laplechade, dramaturgia chilena y guía de la Residencia Dínamo 8, se explaya en el sentido de la dramaturgia, sus caminos y necesidades.


"La escritura también me ha hecho hablarla, contarle a las personas lo que hago o estoy escribiendo, pedir consejo, abrir el proceso en conversaciones, ponerla en diálogo, para que no se aferre tanto a ciertas cosas en determinados momentos del mismo recorrido, hablarla y escuchar lo que piensan o sienten las personas con lo que escribes, también me ha servido para continuar escribiendo, integrando, y no dejándome fuera de la realidad, que es algo que me aterra del arte en general, la delgada línea entre el hacer encapsulado y el vínculo abierto y continuo con las personas, con tu gente, con los procesos sociales, con el mundo. "




Tuve que desacralizar muchas cosas para enfrentarme a escribir, tuve que derrumbar la sensación de no saber y aceptarlo tal como abrazo la incertidumbre, tuve que desmoronar y admitir mis faltas de ortografías, asumir el miedo a no escribir algo inteligente o súper político, tuve que desplomar mi educación y reconocer la ignorancia que tengo en temas gramaticales y de sintaxis, tuve que demoler la expectativa, tuve que enterrar el resultado y erguir el proceso, tuve que mirar mi biografía y desmenuzarme dentro de mis ojos, y tuve que dejar que las cosas volvieran. Al escribir siempre vuelve algo, siempre termino de cerrar una etapa, o abro otra… como si toda mi vida se sentara a mi lado y observara cómo escribo. Tuve que aceptar que la escritura venía a rellenar lagunas, a reconstituir espacios de mi memoria, a reparar momentos y completar palabras que jamás había iniciado, yo creo que por eso la Autoficción se me hace un camino que me acomoda. Me develo en la autobiografía pero me protejo con la ficción, no sé partir desde un lugar que no sea el mio, ni el de mi familia, ni el de mis ancestras, mi madre me decía el otro día que para escribir quizás yo había encomendado mi alma a mis abuelas, a mis mujeres, porque ellas no habían logrado inventar para sus vidas lo que yo inventaba en mis obras.


Escribir dramaturgia me ha revelado una manera de ser-estar en la vida, vivo aquello donde me estallan las ideas, la pasión y la escritura. Mirar los conflictos a veces es desquiciante, en cualquier oficio y en cualquier parte del mundo, mirar lo que se siente o lo que alguien padece o sueña y obsesionarse con desplegarla en una hoja en blanco, es entrar un poco en la locura.